sábado, junio 23, 2007

Del pánico escénico y otros miedos nocturnos.

Hace cerca de 3 semanas no actualizo estas soledades. Los motivos, he de confesarlo, mucho han tenido que ver con el pánico escénico. Esta entrada es la número 100 y es un número para celebrar. ¿Cómo no escribir algo hermoso? ¿Cómo no celebrar con la palabra? Simple… Cierto pánico escénico me ha impedido recibir inspiración. ¿Por qué, entonces, me atrevo a escribir en este momento? Simple. Un pánico ha dado paso a otro.

A mi casa, hace solo unas horas, han entrado los ladrones. Digo los sin saber si era el, digo hombres sin saber si eran mujeres. Digo ladrones, aunque quizás debería llamarlos de alguna otra forma. Pero no, los llamo ladrones pues mucho me han robado. Lo material es lo de menos, lo otro es lo que duele.

Se han llevado un dinero que teníamos ahorrado pero han dejado a cambio los cajones revolcados y la ropa en el suelo, un reloj que fue regalo de una amiga que me olvidó pero que yo aún recordaba como antes cuando me vestía de etiqueta, un teléfono que había resucitado dos días atrás. Decentes los ladrones, han dejado en la entrada y ya empacado para llevarse el computador, el televisor y, en fin, todo aquello que esperaba por transporte… Se han llevado otras cosas materiales, pero no quiero hacer pública la lista, que de paso no hemos terminado aún.
Si, lo sé, no he perdido mucho, pero siento que se han llevado lo importante.

Se han robado tantas formas de confianza que me han dejado triste. Se han cargado, envuelto en un morral, la seguridad que sentía de estar en mi casa y han dejado a cambio el miedo de tener que dormir con la puerta abierta, pues la chapa la han reventado para poder entrar y “en fin de semana” no trabajan cerrajeros. Se han llevado también, porqué negar, la idea romántica de que las cosas malas no les pasan a las personas buenas, pero me han dejado a cambio la duda de si será que soy aún una persona buena. Se han llevado mi confianza en los vecinos, pues no entiendo como no escucharon que una puerta de metal es rota a martillazos, pero los ladrones, condescendientes, me dejan a cambio la duda. Se llevan también un gran pedazo de alegría, porque las cosas se sentían bien. Se llevan la también romántica ilusión de que en realidad se podía cambiar el mundo de a uno por vez. Se llevan tanto que me dejan lleno de dolores. Me dejan una esposa que toma un cigarrillo después de otro, aunque había dejado de fumar hace un par de años, me dejan miedos, porque hay días en que la casa permanece sola debido a la actividad docente que estamos realizando, me dejan la inseguridad. Me dejan unas enormes ganas de llorar. Me dejan un par de gatos con miedo de salir de debajo de la cama. Me dejan una enorme rabia, impotencia quizás…


Es curioso… Para la entrada 100 soñaba un gran modelo que no creé, un ensayo pensado sobre la belleza o sobre la relación entre técnica y arte, un texto hermoso que dijera que la belleza está en la vuelta de la esquina, o que es más fácil pasar de arte a técnica que de técnica a arte, pero a cambio, solo escribo un texto que habla sobre dolores y pérdidas.

En fin, feliz entrada 100, soledades, y que escribas muchas más.

11 comentarios :

peterself dijo...

hola daniel,

yo te entiendo, yo he pasado por esa misma experiencia y lo que describes es exactamente lo que sucede cuando uno encuentra su casa violentada de esa manera. Y es lo mismo que me tiene viviendo actualmente en una especie de carcel llena de rejas y cerraduras que me hacen tardar media hora cada vez que salgo y dejo la casa sola.

No cuentes esta como tu entrada numero 100, a pesar de que la vida (y el arte) se encargan de recordarnos que estan tan llenos de momentos amargos como de felicidades, este espacio puede constituir la metafora perfecta del lugar al que no tienen acceso aquellos que atacan, un lugar dentro de ti, mas fuerte que la realidad, espejo de quien eres y del cari~no que se profesan tu y los integrantes de tu familia.

no dejes que ellos te cambien, mucho animo y nuevas felicidades para limpiar los frios restos que deja la tempestad.

Juanjo Vega dijo...

Hola Daniel,

Me entristece leerte y ver que el daño que te han causado es mayor de lo parecía, pero confío en que las cosas se arreglen y dejen de pasarle cosas malas a las buenas personas.

¡¡Ánimo!!

Fabio Zapata dijo...

Decir algunas palabras quizas te sirva de algo,He sentido tu angustia, y creeme que la he vivido tambien, despues de eso solo viene el olvido y la precausion, sigue adelante que almeno no se llevaron tu palabra ni tu arte ni tu vida.

Turri dijo...

A veces en momentos así se piensan íntimamente cosas que te asustan o al menos hacen que no te reconozcas, a mi me ha pasado y enseguida todo vuelve a la normalidad, más o menos.
Es curioso como a través de tus líneas gente que no te conoce personalmente puede sentir parte de tu rabia y dolor.
El destino es caprichoso y no distingue entre buenas y malas personas por lo que queda en una opción personal, espero que escojamos la correcta.
Gracias por escribirnos aún así y te esperamos en la próxima más animado.
Un saludo.

Anónimo dijo...

:( como lo siento...

Sabes que si estuviese físicamente cerca, estaría ahí con vosotros vigilando esa puerta...
Pero eso no lo puedo hacer... para cualquier otra cosa que necesites ya sabes donde encontrarme. Vale?
No quiero volver a verte dudar sobre si eres o no buena persona... no te líes corazón, que la cosa no va por ahí.
'Las cosas se sentían bien...' bueno, tu sigue subiendo escalones, confío que cada tantos debe de haber un rellanito de tranquilidad, o eso espero :S ...
Esta entrada 100 es tan buena como la que soñabas, al menos para mi, que se que aquí siempre encontraré algo más que un gran modelo... de papel.
Además recuerda que te dije, que la entrada especial debería ser la 101... ya veras como sí.

Un achuchón para tu nena y tus 2 nenes y para ti ...

1001 besos :)

Daniel Naranjo dijo...

Hola a todos

Muchas gracias por las palabras que todos dan, que hacen que uno no se sienta tan solo. Creo que todos han entendido o en cierta forma vivido la experiencia, y saben bien que lo doloroso no es tanto las cosas perdidas, sino el dolor de que entren a tu casa, a tu espacio, a lo que has construido... Lo otro, lo de poner rejas en la casa y sentir uno que la carcel se vuelve la vivienda es quizá a lo que más susto le tengo...

Un abrazo a todos, y disculpen la tardanza en responder, que colombia lleva 4 días con internet "de milagro"...

Un saludo
daniel

Leyla Torres dijo...

Daniel,

Siento muchísimo ese robo que te hicieron. Espero que puedas recuperarte pronto del impacto negativo que el mal karma de esos malhechores dejan en tu vida.

Si de algo puede servir un consuelo origamístico quiero contarte que vi tus modelos en la exhibición de la convención de Nueva York y me parecieron muy lindos. Me siento hoy un poquito más feliz en mi vida por haberlos visto, en especial tus máscaras y ese bello burrito de arriero que presentaste en tu entrada anterior. Jorge Jaramillo me dijo que habías dudado de incluirlo en la muestra. Hubiera sido una lástima!

Leyla

Anónimo dijo...

Yo no sé más qué decir, sólo: los siento

ana sofia dijo...

Danu!!! animo con lo del robo, no te me aburras pues.. ayer que hablamos no habia leido tu entrada, que pesar no haberte podido consolar, espero que todas mis historias te hayan sacado un poco de la aburricion.

te quiero baby, mandale saludes a maria y a los gatos!!

cuidate mucho y no dejes que los ladrones te roben lo mas importante, la esperanza!

yo

oru-kamy dijo...

Se piensa en ocasiones que nos roban, que nos dejan, que nos violan, que nos agreden o humillan, sabes algo Daniel?
Tu eres un poeta, tu eres para muchos una musa, un creador un dios, y te puedo asegurar que por muy difícil que sea la situación jamás te robaran lo mas importante: tu creatividad, tu poesía infinita, tu amor a lo que haces, tus deseos de ser un mejor ser humano, todos hemos pasado por cosas terribles y a todo nos deja una enseñanza y un valor para nuestra vida.

Espero que muy pronto puedas solventar tu situación, y que más pronto nos puedas alegrar nuestra existencia con la belleza de las obras que nos publicas,

Jamás podrán robar la belleza.

gregberg2005 dijo...

Que decir entonces, Daniel, que no te hayan dicho ya, poné la cabeza a trabajar, que es el mejor remedio, y el origami es una de las mejores herramientas que tenemos, la repetición sistemática puede sacarte de esa impotencia, ponte a hacer mil grous, junto con tu mujer, uno tras otro, compulsivamente, y cuélgalos en la puerta de tu casa, esa, destruída en su mentirosa seguridad, nadie está seguro, y vocês colombianos, saben muy bien de eso, no existe lugar que los ladrones no puedan penetrar, diputados, senadores, presidentes, intendentes y etc... estan ahi para probarnoslo cada día, ladrones de diferentes calibres nos rodean, nos cercan, y nos dejan impotentes. Conozco ese sentimiento, sobre todo el de la duda que te deja el ver violentado el lugar donde uno se siente totalmente a salvo, y la constatación de que no se está a salvo. Hace años, al llegar a mi departamento en Buenos Aires encontré mi casa revirada y la ausencia del videocasette, recien aparecido en el mercado, y carísimo , y el toca casette de mi equipo de música, este episodio ya estaba olvidado en un rincón, tanto que no puedo precisar el año, cosa totalmente sin importancia, algo entre el 85 y el 86. y la duda de la sospecha de un "amigo".
Que decir entonces, arregla la puerta, no te preocupes demasiado con la seguridad, no entres en la paranoia de creer en la existencia de una casa segura, que hay herramientas que abren cualquier puerta, o cualquier ventana, y hasta arrancan rejas con un chasquido sordo, Arquímedes sabe mucho al respecto.
Que decir entonces, no pierdas la idea romantica de la posibilidad del ser, que el ser nadie nos roba, apesar de tanta cosa que vemos cada dia, apesar de la historia que se empecina en mostrarnos que los valores y la ética empeoran hora tras hora.
Entonces, qué del pánico escénico? Ponte a escribir, tu entrada 100, o la 101, y miralo a Romário, que venía haciendo un promedio de casi dos goles por partido, y cuando estaba llegando al 1000 no pudo más, pasó unos 5 o seis partidos sin conseguirlo, hasta que pudo, de penal como él quería, para tener toda la midia en él. ahora ya hizo unos dos o tres más.
Hay por aqui una canción, que não lembre de quem é, Que diz : "levanta, sacode a poeira e dá a volta por cima..." muito provavelmente de Gonzagão
Caetano canta en la televisión, una música nueva que no conocía, acabo de oir la noticia del posible regreso de Led Zepelin, el mundo da vueltas y vuelve al mismo lugar
"Meu coraçao na agua gritóu Pelé Pelé"... Sou um mulato nato no sentido lato mulato democrático no litoral, continúa Caetano.
Entonces, Daniel, la belleza está a la vuelta de cualquier esquina, con certeza, y lo mejor de todo es que no sabemos cual es esa esquina detras de la cual se esconde.
Esperamos tu entrada sobre la relacion entre arte y técnica.
Todo muda o tempo todo , ha tanta vida la fora,
ele me contradice, "nada do que foi será", a vida vem em ondas como o mar
todo que se vé náo é igual a o que a gente viu à um segundo, Junto com Lulú Santos el maestro Caetano, Como uma onda no mar"
Aquella deve ser la misma esquina donde el viento cambia de rumbo
"En fin, feliz entrada 100, soledades, y que escribas muchas más."
Un abrazo
Untalgregorio
Existirmos, a que será que se destina?"