viernes, febrero 17, 2006

La imitación 2

Algunas veces he trabajado sobre la imitación técnica. En resumen, uno toma la figura de otro y la imita técnicamente, imita la forma que su usa para plegarla. Es decir, copiamos la forma en que se hace, pero no la figura como tal. Ejemplos sobre eso existen muchos. Por ejemplo, a partir de una base pájaro muchos han plegado dragones (otro y otro)que, aunque son técnicamente similares son cada uno diferente. Casi nunca he presentado en público los modelos que he creado siguiendo esta imitación, principalmente porque los siento modelos ajenos. Aunque es lógico que esto ocurra cuando uno no crea desde cero, destaco que es uno de los métodos que más rápido permiten obtener herramientas para crear modelos propios, y, además, permite empezar a sentirse creador (o al menos “encontrador”) de modelos.

Existe otra clase de imitación que es de la que hablaré en este caso. La imitación del modelo terminado. El último caso es un oso polar. El modelo “original” (a la izquierda) es de Patricio Kunz, pero el modelo que he creado (a la derecha) simplemente “imita” el modelo final creado por Patricio. No existe ninguna semejanza técnica entre uno y otro, pero el resultado final en cambio si guarda su parecido… Imitación estética. Imito el resultado final del modelo, no el camino empleado para obtenerlo…

La imitación esta relacionada con la influencia. Da igual si es imitación técnica o imitación estética, uno empieza a imitar aquellas cosas que generan influencia sobre lo que uno desea en su origami.

A veces ambas imitaciones confluyen en un modelo. Es el caso de este lobo que he creado (o mejor imitado). La parte técnica se la debo a Maekawa, quien diseña en Viva Origami un zorro. Simetría paralela a los bordes y a partir de esto se obtiene un bonito modelo (no le hagan caso a la foto que presenta Maekawa, puede quedar aún mejor). La parte estética se la debo a Román Díaz, y su coyote. Lógicamente el modelo no es igual ni al zorro de Maekawa ni al coyote de Román. Es propio.

Una última cuestión que me encanta: Algunas veces la imitación estética da resultados que son prácticamente idénticos (me ha pasado con la hermosa medusa de Manuel Sirgo, con un elefante de Yoshizawa, y con otro par de modelos). Esos dos modelos que menciono tienen una magia especial: El modelo terminado enseña bastante bien, aunque no se conozcan los diagramas, como esta hecho el modelo. Eso es una belleza que no muchos modelos tienen, y que con frecuencia se agradece.

5 comentarios :

alexazul dijo...

Se dice que el alumno debe superar al maestro. Si alguien trata de imitar, se convierte en alumno que sólo merece´rá consdieración si logra superar al original. Usted logra superar cualquier modelo, produce hermosas figurar que inspiran. Yo no pretendo volverme su alumno porque no lo podría ni igualar nunca. Pero sí seré uno de sus seguidores. felicidades.
Alexazul

Juan Carlo dijo...

Épale, vecino, pero por lo país vecino. Primera vez que leo tu blog, aunque siempre me ha encantado tu trabajo. Interesantísimo. Sobre este post, recuerdo que Robert Lang escribe en ORIGAMI ZOO, con Stephen Weiss, que las imitaciones ocurren de vez en vez entre origamistas de calidad, ya sea a propósito o no. Da dos ejemplos: una rana de Uchiyama es muy distinta a la rana de Weiss de ese libro, y sin embargo parten de la misma base; por otro lado, las mariposas de Lang (tambièn de ese libro) y de Engel (ORIGAMI: FRON ANGELFISH TO ZEN) son muy parecidas (excepto por el cambio de color entre alas y cuerpo de la primera) pero técnicamente muy distintas (la de Lang se crea con box-pleating, la de Engel con grafting). ¿Podría reducirse a aquello que dicen que las grandes mentes piensan parecido? Sigue con tu buen trabajo, que acá en Venezuela siempre tendrás admiradores.

¡Un abrazo!

daniel naranjo dijo...

Hola alex
"El alumno superar al maestro..." Dicen también que "El maestro aparece solo cuando el alumno está listo".
En muchos sentidos la imitación es una forma de potenciar el aprendizaje, y es también una forma de elejir a los maestros. Parece extraño pero funciona. Román imita a komatsu y al hacerlo aprende. Montroll imita a kawahata y haciéndolo descubre nuevas bases, etc...
Mi invitación es a que también te decidas a imitar aquello que valga la pena ser imitado, pero teniendo plena conciencia de que es solo eso: imitación. No un ejercicio creativo. Con el tiempo, después de muchas imitaciones se aprende a olvidarse de imitar y crear cosas nuevas.
un abrazo, y gracias por escribir
daniel

daniel naranjo dijo...

Épale juan carlo. Eso de lo que hablas es una maravilla. No sé si leíste el texto que puse contando lo que me ocurrió con el caballo y la "pantera", pero es algo similar.

Para mí esas son las imitaciones que empiezan a producir verdaderos maestros del origami. Puede que el modelo sea el mismo, pero el alma real de la figura se ha transmitido en el plegado final, en la apariencia, en ese toque mágico que cada creador (aunque use la misma base) logra darle al modelo.
Poco a poco ese se vuelve un paso obligado de todos aquellos origamistas que empiezan a preguntarse por una estética, por un origami que pasa de la simple actividad recreativa a una actividad con un alto nivel expresivo.
Un abrazo, y espero volver a leerte (y lo mismo a alex, por supuesto)
daniel

YHOYO dijo...

HOLA DANIEL!!!! un gustaso poder escribirle...siempre habia querido pero me aparecia un error que nunca me dejaba ni siquiera entrara ha ver su pagina....pero ya parece que lo arregle....super sus modelos...me encanta la pantera y el lobo (cps que hare en un espacio - tiempo espero muy corto) .....

gracias por el link...=)...yo soy de Bogotá;


porfa escribame a YHOYODAQP@YAHOO.ES para contactarnos....al fin y al cabo no hay muchos origamistas colombianos en la red...=)

suerte y congratulations

DIEGO QUEVEDO