sábado, agosto 05, 2006

10000 + 1

Hace algunos meses observaba, desde la barrera, una idea que hablaba sobre el oráculo. No era el de delfos, sino el de google. Un moderno adivino que obsequiaba a los visitantes, llenos de preguntas, respuestas que a veces son oscuras y engañosas, y otras veces son de una claridad que asusta… Provocativamente, esa idea se convirtió en un puerto al que visito todos los días. Hace algunos meses, menos de los que dije antes, observaba como celebraban los 10.000 algúnos de los blogs que son hermanos de este. Uno agradecía, el otro miraba atrás y descubría que había crecido. Hace algunos meses añoraba la mágica llegada a 10.000. Hoy, las soledades han sido plenamente concurridas. Con visitantes que han sido magos, críticos, enamorados, silenciosos, amantes…

Preguntando yo también al oráculo descubro maravillas que me permiten comprender que, en últimas también he construido un lugar ambiguo, oscuro y engañoso, y que a veces tiene una claridad que asusta.

Me he dedicado tambien a imaginar los rostros de los visitantes: Aquel que llegó buscando “mujeres en hilos” y que llegó a las soledades de babel. Pobre. Uno anhelando piel y viene a encontrarse con palabras. Aquel que buscaba sobre las “soledades de Ana” que en últimas no sé quien sea, pero que imagino que se siente sola. Existen también quienes han venido buscando diagramas o modelos nuevos para plegar, esos casi siempre han salido decepcionados… Y también, existen aquellos que se han sentido felices con uno. Porque sí. Porque uno dijo la palabra justa en el momento justo y con el tono justo. Y quienes se han sentido heridos, o defraudados. Otros han venido buscando mitos y se han sorprendido encontrandolos en papel, y otros han tenido la capacidad de leer lo que he escrito con más claridad que la que yo escribi. Esos sobretodo me sorprenden.

Hoy, he llegado a los 10.000 y encuentro que no hay nada que celebrar…

He llegado también a los 10.001 y he descubierto que tengo mucho por agradecer. Especialmente agradecer al 1. Ese uno que ha venido y me ha dado las gracias, ese uno que se volvió compañía de las noches, ese otro uno que es un crítico implacable y detestable que por sobre todas las cosas considero maestro y amigo, ese uno que se casó conmigo y una vez al mes lee estas soledades, ese uno que entendió que busco convertir el origami en un medio para comunicar. Ese uno sin pelos en la lengua que se rodea de sus propios pliegues que con seis patas y un par de alas llenan los rincones. Ese uno que también es colombiano y que no lee todos los días, pero que siempre esta pendiente. O ese otro uno que se queda despierto hasta las 3 de la mañana para preguntarme como estoy y que sin duda pliega mejor que yo aquello que yo mismo creo. Ese uno que supo entenderme mejor que yo mismo. Ese uno que se sorprende, ese uno que regresa ese uno que esta aquí en este momento…

Solo me resta, a todos esos unos decirles algo: 10.001 gracias, a cada uno de ellos…

7 comentarios :

sara dijo...

Muchas Felicidades!

Anónimo dijo...

daniel

Es muy gratificante saber que en ti hay un pequeño lugar para quienes te admiramos, incluso los que te critican, ambos son necesarios e inseparables como tragedia y comedia.

De hecho sabes, eres una especie de dios del origami, y se que hay muchos y tal vez pueden ser mejores, pero para mi eres el mejor, porque sabes llenar muchos vacios en la vida de un origamista, muchos se limitan y creen que todo esta inventado, y en ese preciso instante llegas tu con algo que para muchos puede ser imposible, y cambias el concepto de hacer origami,( ese es mi principal motivo para agradecerte). Nosotros solo nos dedicamos a seguir diagramas, tal vez en un momento nos visitan las musas y surge una idea, pero sabes hay miedo, y la inspiracion se queda dormida.
Tambien debo agradecerte por permitirme ver tus creaciones y muchas veces pides mi opinion, pero la mayoria de esas veces no se que decir, porque inspiran y comunican tanto que me dejas sin palabras. y gracias por estar ahí con tus creaciones, palabras o un simple "Hola, como estas", Que son demasiado reconfortables en momentos dificiles, aunque no sepas cuales, pero tu simple acto de presencia es suficiente.

Deseo que crezcas cada vez mas como dios creador de origami, y estes dispuesto a compartir conmigo

daniel naranjo dijo...

Ay dios...
Muchas cosas que decir a semejante comentario... Lo primero, por supuesto, es que lejos de mí el ser dios del origami. En los 70s decían "Clapton es dios"... En las convenciones de origami, después de ver a Kamiya la gente dice: "Kamiya es dios"... Yo, la verdad, me contento en exceso con la humanidad. Otra cosa es que últimamente este subvalorada, pero en últimas es en nosotros en donde se esconden aquellos daimones antiguos, tanto dioses como demonios. Por otro lado, lo del lugar en el corazón, (o en la memoria del corazón) ese siempre existe. Uno le agradece a los amigos que están y a los que se fueron. Uno le agradece incluso a los enemigos que en su mayoría no saben el bien que pueden hacerle a una persona.
En exceso se nota el cariño con aquello de cambiar el concepto de hacer origami. Lejos de tal. No sé como darle nueva norma al arte, ni menos como cambiar su dirección, aunque muchos saben que lo he buscado en excesos. Mi único descubrimiento importante hasta el momento es que ese lugar está en uno mismo, en encontrar su camino, en encontrarse a si mismo. Créeme, eso es más difícil que buscar el lugar en el afuera.

Ya por último, darte las gracias, en especial por escribir. Después de colocar la entrada agradeciendo al uno encontré otros a los que me faltaba agradecer. Muchos unos más. Quizás no dije sus nombres para no dejar a nadie por fuera, quizás el dar gracias es más difícil que el no decirlas. No agradecí a tantos creadores que no leen el blog pero que algo de mí han dicho. Ha tantos plegadores que me han pedido diagramas que no existen, ha tantos que han sido compañeros de pliegues. A aquellos, tantos aquellos a los que he enseñado mis modelos y no han dicho nada de ellos (aunque dudo mucho que sea porque se quedan sin palabras)

Un abrazo a ellos, y otro a vos...

Raquel dijo...

Googleando, palabra que por cierto ha sido aceptada por la RAE, y que será añadida en próximas ediciones corregidas de los diccionarios; uno puede encontrarse con muchas sorpresas, y quizás la sorpresa más agradable es al teclear SOLEDADES, y encontrarse con nombres de poetas: Machado, Benedetti, o de nombres como Góngora, Lope de Vega, y hasta Daniel Naranjo.

Soledad, es una palabra que está siempre presente en nuestras vidas. El artista, de cualquier vertiente, crea en su "compañía", y a veces se transforma en melancolía.
Acompaña al incomprendido, al que ha sufrido una perdida, al que ama solo, en la distancia, o en silencio, al que emigra y sigue buscando su sitio, al que se siente una carga, al ermitaño, al enfermo terminal, al rechazado por la sociedad, el nombre de una bella mujer...Una larga lista, que podría ser interminable

Me quedo con la opción que desde la soledad, nacen y florecen nuevas ideas. Esa debe ser la soledad que siempre te tiene que acompañar.

Maravillate también, de mirar desde dónde te leen, en la soledad del tiempo y espacio, pero acompañandote en tus palabras, y en pensamiento.

Felicidades!!!, y que sean multiplicados por muchos más.

Un beso enorme, desde mi soledad =O).

RAquel


A mis soledades voy,
de mis soledades vengo,
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos
Lope de Vega

daniel naranjo dijo...

Agradezco montones las palabras que salen desde tu soledad, asi como agradezco tus visitas.
Esa soledad que nos visita a todos es hermosa pero traicionera. Es mujer, que envuelve sin que uno se de cuenta, y se decide a amarlo a uno aunque uno no quiera. El secreto, o por lo menos parte de él, es amarla a ella antes que ella lo ame a uno.

Solo me resta decir que 10000 visitas más tarde debo afirmar aquello que dijo Benedetti "Tengo una soledad tan concurrida que puedo organizarla como una procesión; por colores, tamaños y promesas; por época, por tacto y por sabor."

Anónimo dijo...

Hace unos 4 años talvez que nos conocimos escribiendo correos y me recordaste a mi pero 10 años más joven, joven para bien y para mal.
Si por algo me felicito a mi mismo es por haberme sabido callar la boca y dejarte que te des la cabeza contra los muros (esa actividad que los humanos disfrutamos tanto), porque es el camino el que importa.
Hoy me recuerdas a mi, pero tan sólo 3 o 4 años más joven, y habiendo hecho cosas que yo sólo puedo soñar, rompiendo esquemas, tomando decisiones valientes, con la eterna lucha de la técnica y la estética, en la que tantas veces yo tomo la opción de compromiso y tu, terco, te vas por el camino menos recorrido.
Ha sido(y sigue siendo) una experiencia excepcional acompañarse de alguna forma en el camino, que a pesar de parecer tan distinto, 10 000 veces vuelve a ser paralelo. La excusa es un montón de papel doblado más o menos bien, pero la verdadera cosecha es la amistad.

Todas las gracias sean para ti.

Una de tus Voces.

daniel naranjo dijo...

Para empezar, es claro que no me gustan los anónimos. Bueno, en realidad Anónimo es un artista impresionante: tiene música, arte plástica, libros, y, en fin, una producción que abarca todas las creaciones humanas. Pero este anónimo en particular imagino quien sea. No sé, es posible que me equivoque, y de ser asi mis disculpas al anónimo correspondiente. Pero en todo caso, aquí va mi respuesta.



Podría, como no, decir que algunas paredes han sido más duras que otras. Podría decir, que a veces prefiero el camino que ya recorrió otro, que suele ser más rápido o por lo menos más seguro, que el camino propio, accidentado, lento, y tantas veces doloroso. Incluso, pensándolo bien, a veces podría decir que odio los silencios porque no siempre es cierto que no pueda aprenderse por camisa ajena...

Pero no diré nada de eso...

Dire que agradezco lo enseñado. Diré que adradezco, de igual forma la amistad, la crítica perversa que me has dado y que has enseñado a otros a darme, y las conversaciones tantas veces tenidas. Diré que, a fin de cuentas, casi diez años es lo que me llevas según la fecha de nacimiento, pero que en estas cosas del papel y de la vida, mucho más de 10 años es lo que me falta por recorrer. Diré, por último, y sobre todo, que de todas las voces ajenas a mí que me hablan por dentro, es la tuya una de las que con más claridad escucho, y de las que prefiero escuchar. y diré, por añadidura que tenés razón en algo. En este caso, lo verdaderamente importante es la amistad.

un abrazo, desde el silencio que me dan hoy tantas voces...