sábado, septiembre 26, 2009

y quizas, volar

A veces me ocurre que hay modelos que se plantan en mi cabeza. Aletean como una mariposa tratando de salir. Surgen como una idea borrosa, una imagen difuminada que no logra tomar la forma adecuada. Y poco a poco, como si de un amanecer se tratara, va saliendo a la luz y pliegue a pliegue empieza a tomar forma, a salir de la idea y a volverse una realidad. A veces corresponde con lo esperado, otras veces simplemente no se consigue que tome forma. Me gusta pensar que los culpables son los dedos, mágicos interpretes de las ideas. Pienso que cuando cuentan con suerte logran seducir aquel pedazo de papel y dibujar un modelo que enamore... otras veces sólo obtienen desengaños.

Es lo normal, creo, en el proceso de las ideas. A veces se concretan, otras se desvanecen. Como Ícaro y Dédalo. Ambos viajeros de una misma idea, y ambos con finales tan discímiles. El uno que consigue seducir y enamorar. El otro que sólo obtiene un desengaño.

Quizas el final de Ícaro sea más dulce, pues pudo seguir sus eternos juegos de infancia. La historia de que sus alas se quemaron parece a todas luces falsa. Más probable que se haya dejado caer desde lo alto para nadar a mayor profundidad, y (como lo dijo Anderson Imbert) seguir jugando a que era animal terreste, y luego pájaro, y luego pez....

No sé aún si este modelo se haya desvanecido o no. El resultado aún dista de lo que imaginaba. Tampoco sé si será que lo que quiere es ser pez. O animal terrestre. O pájaro que remonte el horizonte. Creo que los dedos infunden vida a lo que pliegan, y que el papel es lo que quiere ser.

Muchas veces me ha pasado que el romance de los dedos lleva a que la idea se materialice en algo más. Puede ser la modificación de la idea al plasmarse en el material, o puede ser la realidad diciéndote que aún no sabes todo aquello que deberías saber para poder volver reales tus pensamientos. Otros pensarán que es suerte, aunque yo en lo particular no lo creo.

Hoy pongo otro pensamiento más que trata de tomar forma en el papel. Forma de papel.


9 comentarios :

Beita dijo...

solo un breve comentario:
me encantó!!!! (con todo y palabras)

Saludos desplegados

Beita

fabian correa dijo...

totalmente hermosa, muy muy bella daniel, felicitaciones por este modelo tan expresivo. a y que bueno verte de nuevo actualizando el
blog, cuidate

Daniel Naranjo dijo...

Gracias beita!!! que bueno que te haya gustado...

Fabian, espero que cuando lo veas en la realidad penses lo mismo...

Como verán, no le puse nombre... ¿¿¿alguna idea???

untalgregorio dijo...

hola Daniel,
Para ponerle un nombre, habría que sabersi se está poniendo, o sacando las alas.

Un abrazo

Daniel Naranjo dijo...

bueno gregorio, no es sino que elijas...

¿qué querés que haga?

Jacobo dijo...

Felicidades por todas tus creaciones, Daniel. Sigo tu blog desde hace poco (soy la rosa amarilla!) y me encanta. Por proponer un nombre para tu última figura, yo propondría "Alas de papel".

P:D: Te he añadido a mi lista de blogs, con tu permiso.

Daniel Naranjo dijo...

Jacobo, bienvenido!!!

Me gusta el nombre que planteas, bastante gráfico frente al modelo. Veamos si salen más opciones, o si terminamos dejando que cada cuál le ponga el nombre que prefiera.

De paso, gracias a vos por incluirme en tu lista de blogs, me iré a dar un paseo por ellas a ver que me encuentro.

Un saludo
daniel

Jorge E. dijo...

A mi se me ocurre un nombre, pero no tiene nada que ver con alas y si lo digo, de pronto Mateo te acusa de plagio :-)

Daniel Naranjo dijo...

bueno jorge, esta bien... No lo llamaremos "amazonas..."

saludos
daniel