jueves, octubre 21, 2010

Cajón de sastre

Los origamistas tenemos, casi siempre en una habitación oscura donde pocas personas cercanas tienen acceso, un cajón de sastre. Para quienes no conocen el concepto (quizás, demasiado coloquial) el cajón de sastre se refiere a una caja en la cual los maestros de la aguja y el hilo guardan tanto aquellos proyectos que no llegaron a buen término, como los retasos de prendas terminadas. 

Los origamistas también tenemos nuestro cajón. Es cierto, no todos lo ubican en una habitación oscura, pero siempre lo tenemos. En él ponemos modelos inconclusos que esperamos que "en otro momento podamos terminar", o ideas que "aún no resultan como quiero", o incluso pedazos de modelos que pensamos que "tal vez pueda usarlo en un modelo diferente..." Casi siempre es una ilusión tonta. El cajón de sastre en muchas casas no es más que un agujero negro. 

Es cierto, estoy exagerando un poco, porque claramente no todos los cajones de sastre son iguales. Algunos, con un hambre voraz se van devorando todo lo que hacemos. Ya nos les vasta con modelos que no se terminaron, a veces incluso empiezan a llenarse con obras que meses atrás formaban parte de una vitrina, incluso de alguna exposición. Hay cajones, que con su sed infinita se llevan a su abismo modelos que no deberían terminar en cautiverio.

Sin embargo, en extraños días en los cuales se efectúan confusas conjunciones astronómicas, los origamistas nos atrevemos a poner nuestras manos en el interior de dicho cajón. Es un asunto que no deja de ser arriesgado, pues uno mismo corre el riesgo de ser engullido por sus fauces de cartón o plástico. Pero cuando se vence en tan singular combate, nos encontramos modelos que no merecían vivir allí, modelos que desean nadar por nuevos mares.

Hace poco he entrado en mi cajón de sastre, y este modelo me ha pedido salir. Esperemos viaje a buenos mares

 

14 comentarios :

Andrés Sánchez dijo...

Me gusta mucho! sobre todo el cambio de color y el movimiento.
Y hablando del cajón de sastre, creo que el mio esta a reventar.
saludos,
Andrés

Anónimo dijo...

¡ Magnífico !

Jacobo dijo...

Muy bonito y elegante, me encanta el cambio de color.

Daniel Naranjo dijo...

jejeje.... lo dicho andrés, pero insisto, cuidado al asomarte!!!

Daniel Naranjo dijo...

jacobo, me alegra que te guste!

Gregorio Omar Vainberg dijo...

daniel,
ese modelo con certeza absoluta no merecia la oscuridad de tu cajon desastre.

Y por suerte tu te has dado cuenta de ello.

Un abrazo.

Daniel Naranjo dijo...

Gracias gregorio. Otro abrazo a vos

Maria Arribasplata dijo...

Que cierto lo del cajón de sastre, de esas cosas raras que tenemos y sentimos los que nos dedicamos a algún arte.

Daniel Naranjo dijo...

pues... si en tu cajón llegas a guardar a tus viajantes confieso que los recibo!!

Maria Arribasplata dijo...

:) lo tendré muy en cuenta

Jorge E. dijo...

Que injusticia con ese pez espada, haberlo relegado al cajón del sastre o como lo llamó Gregorio (no se si intencionalmente) el cajón desastre. Está muy bueno.

Daniel Naranjo dijo...

gracias jorge!

me alegra que te haya gustado.
z navidad a vos, a joana y a todos los que quieren.

Saludos

Lucas Guesser dijo...

Daniel!

Que peixe lindo! Parabéns pela sua criação! :) seu blog é muito bom.

Eu também crio algumas peças de origami, gostaria de convidá-lo para visitar meu blog: www.origamiconstructo.blogspot.com

espero que goste!

Lucas Guesser dijo...

Daniel,
lo siento, no puedo escribir bien el español por lo que escribió en portugués previamente...
(estoy utilizando el traductor de google para escribir este comentario de nuevo!)

Estoy totalmente de acuerdo con usted cuando habla de las piezas que tenemos en un cajón:) Tengo muchas!

Una vez más, felicitaciones por su origami.