martes, noviembre 02, 2010

Niebla


Algunos días, los recuerdos aparecen como fantasmas en la niebla.
Vienen despacio, y lo envuelven todo con su espectral presencia.
Oscuros, enturbian la mirada. Oscuros, impiden ver mas allá de su propia existencia.

Algunos, se amarran al pasado, con cadenas fuertes como el hierro. Con el sonido de sus pasos nos llenamos de espanto. Otros simplemente nos arrastran a la guarida del olvido, donde la memoria siempre esta dispuesta a traicionarnos.

La mayoría aparecen sin previo aviso. Los convocamos sin llegar a darnos cuenta y después ya no quieren irse. Se van tomando confianza y centímetro a cent
ímetro se adueñan de otras habitaciones del pensamiento. Abren la nevera y se sientan en la sala a tomar el té. Y a esperar. Esperan que suenen pasos en el corredor de la puerta y allí comienzan a hablar, a decir, a señalar. Y entonces somos nosotros mismos quienes nos vamos diluyendo entre la niebla. Nos volvemos fantasmas de otros, a quienes acechamos esperando su descuido.

Algunos días, los recuerdos aparecen como fantasmas en la niebla.

6 comentarios :

Gregorio Omar Vainberg dijo...

No aparece nada en la niebla. Tal vez tengamos que prender las luces altas.

un abrazo

Daniel Naranjo dijo...

si aparece gregorio, te garantizo que si aparece... Sólo hay que buscar otra forma de mirar entre la niebla...

Analia dijo...

Muy bueno, el texto y la niebla.
Saludos.

Daniel Naranjo dijo...

tks analia, me alegra que te haya gustado

Fabio Zapata dijo...

Que bien Daniel, pero pensé que también aparecería una figura de las tuyas, una humana que desde junio no aparecen.

Daniel Naranjo dijo...

Vaya fabio!!!

eres más consciente de eso que yo!!!

Hace días no pliego nada humano, pero si la suerte es favorable la composición que tengo en mente te gustará.

un saludo