martes, marzo 20, 2007

Paralelos

Algunos de los amigos cercanos saben que he tenido un cambio enorme en la vida. Entre esos cambios, hay diferentes escalas de preocupación, de prioridades, de urgencias. En estos cambios de vida, he debido renunciar al Internet, y eso me ha resultado preocupante porque, entre otras cosas, muchos de los amigos a los que quiero los frecuento por Internet noche a noche. Uno de esos amigos se encontraba en un momento complicado de la vida, y yo solo pude escucharlo a medias, leyendo con retardo lo que escribía en su blog.

Curioso porque pasábamos cada uno a su manera por momentos complejos aunque harto disímiles el uno del otro. Por estos meses dejé de plegar, de amar el papel.
Obligado por un encargo que me hicieron de un modelo que sirviera de regalo a una mujer que obtenía su grado como música, volví a tocar el papel. El modelo que plegué lo hice para ella, claro está, y le entregué el original, el primero, aquel que siempre guardo para poder repetir la figura más tarde, cuando sea su tiempo.

Después de entregar auqel pianista que plegué supe que ese músico amigo a kilómetros de distancia estaba pasándolo mal, y decidí volver a plegar el modelo para él. En este momento quisiera poder enviárselo, pero la restricción presupuestaria lo impide, así que solo puedo enviarle un par de fotos.





Espero que la música siga iluminando su vida, como lo empieza a hacer para una mujer que apenas recibe su grado en música. Buena música emejota, y no olvides que no solo la técnica emana del espíritu, también emana el arte. El verdadero arte, el de vivir.

7 comentarios :

Juanjo Vega dijo...

Pues que la vida os sonría a los dos un poco más ;)

Muy bueno tu pianista, embelesado con lo que sea que esté tocando :P

Eram dijo...

Me parece una figura genial de verdad. Por cierto, ¿que está tocando? :P

Saludos

Rachel dijo...

¡Es una preciosidad! Seguro que toca Mozart o Bach Eram :P.

Hace tiempo que me asoma levemente por aquí y tengo que decirte que la sensación que me queda siempre es de asombro y maravilla ante tu arte.

Sabes dotar al papel de la poesía y vida que encierra.

Finward Mei Long dijo...

Hola Daniel. Normalmente no me atrevo a comentar en tu blog, no considero que yo pueda aportar nada a tus escritos. Pero ahora, justo has hecho un pianista, para un amigo; y yo acabo de hacer un pianista, para un amigo. Interesante coincidencia, no?

Daniel Naranjo dijo...

Eram y Rachel.

Respondo tarde, ya lo sé, pero he estado lejos del correo y de estas soledades.

He de confesar que no sé que toca. Quisiera decir que toca aquella misma pieza que tocaban en el memorial del convento, o acaso alguno de los conciertos para piano de mozart, o...

Creo, no lo sé, pero creo que lo que toca en ese preciso momento de la foto, es un silencio...

un saludo a ambos
daniel

Daniel Naranjo dijo...

Juanjo,

gracias por los buenos deseos, y espero que sin duda sea así.

un abrazo
daniel

Daniel Naranjo dijo...

Finward Mei Long

He visto hoy tu pianista. El parecido con el de Lang resulta lógico, y también los comentarios que señalas en tu texto. Me h gustado verlo, y saber que se le puede dar un enfoque tan diferente a un problema tan similar

un saludo
daniel