domingo, abril 15, 2007

Por la boca muere el pez...

El dios que me vino a tocar en suerte al nacer es un dios del signo piscis. No creo en horóscopos, aunque todo parezca indicar que soy un típico géminis. Me cuesta además creer en un dios que no hace el amor. Me duele creer en un dios así. El dios que me tocó en suerte al nacer es uno que no tiene cuerpo, ni sexo. Y no sabe de lo que se pierde el pobre (o quizás si sabe, y por eso ha dejado de tomarse tan en serio). Afortunadamente tiene palabra (quizá sea un milagro de consolación). Con la palabra crea, con la palabra destruye, con la palabra castiga, con la palabra reconstruye.

Esa paradoja me resulta encantadora. Es un dios del signo piscis, y es un dios de palabra. Extraña combinación pues el pez muere por su boca, y harto cuesta a los peces hablar. Otra cosa es caminar siendo un pez. Quizá por eso sea que ese dios no tenga piernas para abrir o para cerrar, para entregar.

En la pasada semana santa estuve leyendo, después de semanas sin facilidad de acceso a Internet, las novedades del mundo origamístico. Me encontré con la imagen que tomó Román de una máscara en México, rostro que era perfecta representación de aquel dios/pez del que hablaba. Aunque quise plegar el modelo en esa semana, solo en pascua tomó forma. Sale así uno de esos modelos que pedía la entrada anterior, uno que sea dos en uno, uno que siendo uno sea dos. Le enseñé, de paso sea dicho, el modelo a Jorge Jaramillo, uno de los más estudiosos origamistas que conozco. Su referente fue Escher. He de confesar que yo no pensé en este referente, aunque es sin duda acertado. Los trabajos de Escher pasan de ser pez a ave, ave a ciudad, ciudad a ajedrez. Este modelo pasa de pez a rostro, con una transición fluida que permite al pez nadar, o al rostro pensar; al pez ser dios; al dios ser pez.



12 comentarios :

Juanjo Vega dijo...

Un modelo muy ingenioso...

Tampoco yo creo en eso de los horóscopos, no creo que las personas estén determinadas por la fecha en que nacieron... quizás por la época, pero eso no tiene nada que ver con horóscopos... aún así, soy piscis :P

Raquel dijo...

Querido pececito,

Ahora entiendo tu sensibilidad!!!!.

En el agua fluye todo, crece, se madura, nace. Nacemos del agua, y somos agua, aunque morimos en tierra, pero siempre queda en nuestro yo más interno la busqueda de la creación en esa agua de la que salimos, y de la tranquilidad que nos genera en su refugio.

Yo si creo en los horóscopos, marcaron por decadas a generaciones, los mayas, los egipcios, etc. Aunque también es cierto que nada es determinante, y que cada quien marca su destino. Es harto complicado, y podríamos estar horas y horas hablando de ello...

Lo que importa ahora, es que bendigo a ese Dios que te inspira, y que te deja hacer estas hermosas figuras que quitan el aliento. Ah, claro, estamos bajo el agua =O)).

Un glup grande, hermoso pececito =O))
Raquel

Daniel Naranjo dijo...

Hola Juanjo.

La idea del modelo, como tal, verás que no es mía, sino de algún artesano mexicano que pensaba en peces o en dioses o en personas,no lo sé...

Lo que resulta curioso es encontrar uno a alguien que hace algo que uno hubiera hecho, alguien que en otro lado hace lo que a uno le gustaría hacer...

Un abrazo
daniel

Daniel Naranjo dijo...

Dulce Raquel...

Agradezco lo de pececillo, pero he de repetir que no soy pez, soy gemelo... Al menos eso dicen los que en ello creen. Dicen otros, que creen en otras cosas, que soy un "enlazador de mundos magneticos blanco" que, aunque tampoco sé del todo que quiere decir, resulta que más acertado... o al menos parece...

Lo que si resulta cierto, es que paso la vida buscando agua. Algo que fluya, que refresque, que navegue... Pero lo que más busca uno en el agua, es encontrar a otros que naveguen...

un abrazo, de esos que ahogan...
daniel

Roy Flores Gonzalez dijo...

Daniel:

Dejame decirte, que aparte de la belleza del modelo, me gustaron mucho tus palabras, es verdad, tal vez por que los dioses no pueden gozar ya no le tomen importancia, jeje, eso me hace reir, aunque deberiamos recordar a zeus, el que tantos semidioses dio a conocer, jaja, algo que me hizo pensar tambien fue, aunque me gusta mucho el agua y me encanta estar alli horas de horas, nunca pense en algun pez, jaja, como te repetire, me intereso mucho ti "historia", y gracias por compartir otra vez con nosotros parte de tu alma, un humedo abrazo (por que en el camino se ira secando supongo) desde aqui.

Daniel Naranjo dijo...

Hola Roy... Resulta que, como vos, también soy caballo... aunque con algúnos años más, claro está. También soy géminis, aunque eso ya lo dije...

Y también pensé en Zeus a la hora de este texto (y de paso, en Poseidón, referente claro al dios-pez). Como vez, son múltiples los pensamientos comunes, asi que ahora te toca a vos ponerte en la tarea de diseñar un pez...

gracias por tus palabras
daniel

Jorge E. dijo...

Quedó espectacular este modelo. Y es bastante original.

gregberg2005 dijo...

Geminiano, sin lugar a dudas, lo digo con conocimiento de causa, sobretodo, basado en la cuestión de las palabras, Solo falta el día, de que dia de mayo?.
Ahora , el hecho de encontrar personas que hagan lo que uno está pensando, tratandose de origami, existe una historia, de un chanchito o porquinho o pig, que fue creado por dos origamistas en diferentes partes del mundo, Yoshizawa y ... el Argentino Cerceda, la historia está en From angel fish to zen , de Peter Angel. Cerceda reconoció esa posibilidad, ya Yoshizawa dijo que todos los occidentales no hacen más que copiarlo.
Un abrazo
Untalgregorio

Daniel Naranjo dijo...

A mi la historia del chancho ese me resulta encantadora. Creo, y quizás lo dije alguna vez en estas soledades al hablar de la "copia accidental", que uno termina copiando lo de otros con una facilidad increible...

Pero de ahí, a lo que dice Yoshizawa de copiarlo, creo que hay diferencia. En todo caso es una lástima que, por estos tiempos, resulte tan fácil robar modelos de otros, y peor aún que distribuyan los "secretos" de los origamistas como un mercado del mejor postor...
en fin...

Un saludo, gregorio
daniel

Leyla Torres dijo...

Hola Daniel,

Me parece magnífico que tengas esta posibilidad cibernética de compartir tu vida y tu trabajo. He leído esta y otras entradas de tu blog. Hay varias que me han incitado a escribir, pero me pregunto ¿será ya tarde comentar en una entrada antigua? Supongo que nunca es tarde. Me ha divertido esa del valor de un blog, así que aquí te pongo algunas palabras que quizás aceptes a cambio de seguir escribiendo.

Hace años que no me encontraba con la metamorfosis de Escher a la que te refieres aquí. También me encanta la página de Pollock http://www.jacksonpollock.org/ para la que tienes enlace. Ya antes me había topado con ella y cuando necesito levantar el ánimo en 30 segundos voy allí a salpicar colores.

Un abrazo.

Leyla
(Hay un original de Daniel Naranjo que tiene un puesto de honor en el estante más lindo de mi estudio!)

Daniel Naranjo dijo...

Leyla!!!

Tiempo, mucho tiempo sin saber de vos y sin leer tus palabras. Me alegra saber que has visitado estas soledades y que algo de lo leido te ha generado el antojo (aún controlado) de escribir. No estan de sobra en estas soledades las palabras que desees escribir, que igual cada vez que llega un comentario me entero como si fuera de último minuto. Además, leer con el paso del tiempo tiene la ventaja de poder mirar desde otro punto de vista, desde otro ángulo del estante...

Y, hablando de estante.... ¿Conserva aún el color nuestro querido puck?

Un saludo
daniel

Leyla Torres dijo...

Puck está el 'mismito' y mirándome mientras escribo esto. Saludos te manda..!